2013/04/03

La ineluctable contra-revolución del pueblo norteamericano


Aquí está la introducción de mi artículo publicado este mes en la Revista de Anticipación Política (M.A.P.) número 8, que está disponible gratuitamente en varias traducciones: francés, inglés, alemán, español.

Tenga en cuenta que un artículo más largo que apareció en el M.A.P. también está disponible (en francés por el momento). Es la parte 2 de esta serie de artículos. (Part 1 is only released in english).
Actualizado 05/2014: Parte 3 ya está disponible.


La ineluctable contra-revolución del pueblo norteamericano

 (traddución: Lila Rosenman Cordeu)

La república norteamericana sufrió continuamente extraordinarias transformaciones desde septiembre de 2001. Debemos atribuir a esos cambios el nombre de revolución, o de golpe de Estado permanente, que ha llevado progresivamente las instituciones de la república estadounidense al rango de simples simulacros. Esta revolución es una Gran Regresión, es decir un movimiento que no se revertirá más que con la victoria de una contra-revolución llevada a cabo por el pueblo norteamericano, cuyos primeros signos de existencia ya se dejan ver. Al término de esta larga lucha, ninguna de las instituciones federales actuales no sobrevivirá sin ser, en el mejor de los casos, profundamente transformada.

La crisis sistémica global se traduce antes que nada por una crisis de statu quo, el cual caracteriza a una época en la que los cambios, aunque presentes y profundos son escasos y muy poco perceptibles en la superficie o en los medios masivos de comunicación. La crisis actúa entonces como una revelación, acelerando la transformaciones, pero conservando al mismo tiempo las tendencias más pesadas. Es por eso que es tan determinante examinar las evoluciones de la república americana bajo un ángulo dinámico, en lugar de limitarse a tomar la habitual fotografía estática de la situación.

Se pueden identificar cuatro fuerzas principales, a menudo antagónicas, de intensidad variable en el tiempo y cuyo resultado explica a cada instante la situación en el pasado, el presente y el futuro : 
  • la dinámica de la moral, que produce ideologías dentro de la sociedad ;
  • la dinámica social de intercambios entre individuos, producida por la ideología dominante (que incluye entre otros todos los elementos del análisis económico clásico) ;
  • la dinámica exterior, puesta en práctica por los otros países a través de relaciones (comerciales, financieras, monetarias, militares, políticas, etc.), entre gobiernos y organizaciones; la política extranjera apunta a influir en todas estas relaciones para obtener relaciones favorables a su país ; 
  • la dinámica política interna, producida por las relaciones entre los ciudadanos, las organizaciones y el gobierno federal, una de cuyas partes esenciales es la justicia.

Un pensamiento inadaptado al siglo XXI

La dinámica de la moral es la que evoluciona más lentamente. La producción y sobre todo la difusión de una ideología en la sociedad necesitan décadas. El neoliberalismo es dominante, y la ecología política es aún balbuceante en los EE.UU. En las esferas del poder, la ideología de los negocios ha borrado todo pensamiento alternativo.

[...]

Después de esta introducción se puede leer la parte restante y las referencias utilizadas en este artículo mediante la descarga de la Revista de Anticipación Política número 8. El artículo se encuentra páginas 11 a 17.